Agosto está llegando y las vacaciones están a la vuelta de la esquina. Ahora es un buen momento para sentarnos tranquilamente y hacer un resumen de este curso tan intenso, productivo, emocionante y alentador. Y decimos bien, muy alentador. El problema es que hacer un resumen sería injusto, porque no sería otra cosa que enumerar hechos, y lo que hacemos aquí no sólo es trabajar, sino también vivir.

Lo que hemos vivido este año, nos avisa de que vamos por el camino correcto. A menudo, los padres y madres nos comentan cómo han cambiado sus hij@s desde que están con nosotros, ya sea de manera emocional, social o académica. Algunos han mejorado su rendimiento en Matemáticas, otros han dejado de tener miedo de hablar en público y otros han desarrollado mucho interés por la investigación. Son tantos los casos que es difícil acordarnos de todos, pero son todos igual de importantes para nosotros.

Aparte de todo esto, que es crucial para nosotros, lo que de verdad nos alienta a seguir, es vivir de primera mano esos cambios. En este curso hemos presenciado situaciones tan enriquecedoras como:

  • niños de 5 – 7 años investigando sobre volcanes y haciendo una exposición increíble delante de más de 100 personas.
  • trabajar con niños de 6 – 9 años en una película en la que se han implicado durante meses.
  • niños de 10 – 11 años superándose a sí mismos. Si una actividad no sale, la repiten, la mejoran, y hacen de ella el santo y seña su curso: afán de superación.
  • entrenar a 3 equipos para la First lego League, y ver que ante las adversidades (que suelen ser bastantes), no sólo no desfallecen, sino que se crecen.
  • ver cómo crecen los chicos que han estado con nosotros desde el principio y que, al hacerse mayores, siguen teniendo como prioridad estar con nosotros una tarde a la semana.

Estas y muchas otras cosas que tenemos la suerte de vivir aquí son las que nos animan a seguir adelante y a mejorar cada curso porque nos permiten sentirnos parte de la vida del material más importante con el que trabajamos en B-Wit, que son l@s niñ@s.

Por todo esto, aparte de tomarnos un más que merecido descanso, tenemos que agradecer la confianza depositada en nosotros, tanto a padres y madres, a las personas que se han ido dejando por el camino, y a las personas que están por venir.

Todos somos parte de esta aventura.

Divi WordPress Theme