El pasado Sábado 13 de febrero, en el Palacio de la Merced, tuvo lugar la First Lego League, organizada por el Consorcio de Desarrollo Económico de Córdoba. Cuando hablamos de FLL nos referimos a ella como un torneo para fomentar el gusto por la ciencia, tecnología, la ingeniería y las matemáticas, enmarcado todo ello por una serie de valores como son la creatividad, el trabajo en equipo, la empatía…

Sin embargo, la experiencia del sábado nos vuelve a demostrar que, en ocasiones, las palabras no son suficientes para expresar lo que en realidad se vivió allí.

En primer lugar, las ideas geniales de niños de 10 a 16 años nos hacen mirar hacia el futuro con ilusión, pues queda constatado que aquí, en Córdoba, hay TALENTO, y lo escribo con mayúsculas porque no sólo hablamos de la habilidad innata, sino que a esta le sumamos el trabajo y la entrega diría para crecer cada día más, lo cual no puede sino hacernos llegar lejos, tan lejos como seamos capaces de imaginar.

En segundo lugar, y no sé si debería estar en el primer puesto, el ambiente que vivimos distendido, divertido, emocionante y respetuoso, nos muestra que este es un torneo envuelto en un aura de valores que nos impulsa a todos a dar lo mejor. Nada más entrar te contagiabas del buen ambiente, allí no hay lugar para malas caras, enfados… porque todos dan lo mejor de sí mismos ayudando a los demás. Lo importante no es ganar sino superarte y hacerlo de manera excelente. Esta forma de afrontar un torneo, debería hacernos reflexionar a todos los adultos que vemos competencia en todos lados e identificamos el mundo con una jungla, pues nuestros chicos nos demuestran que otra visión es posible, y permítanme que les diga que esta permite centrarte en lo realmente importante, en crecer y ser cada día mejor, sin distracciones.

En tercer lugar, debo destacar la labor de los voluntarios. En la FLL este año ha habido más de 50 personas que de manera altruista han puesto a disposición de la organización su tiempo, dedicación y trabajo. He de destacar no sólo la labor excelente que han realizado, como verdaderos profesionales, sino además el buen talante, la alegría, lo resolutivos que han sido, lo comprensivos, amables, empáticos… coordinar a personas que en principio no se conocen parece, a priori, algo difícil, pero una vez más, la FLL nos vuelve a demostrar que querer es poder, pues el éxito de esta edición, sin duda alguna, es mérito de los voluntarios. Y permítanme que me extienda un poco más en ello, pues quiero aprovechar la ocasión para dar las gracias a los jueces, que evaluaron con profesionalidad y cariño a los equipos, a los encargados de seguridad, tráfico, de las salas, de acompañar a los equipos, de introducir puntuaciones y del pit, por transmitirles entusiasmo y resolverles todas las dificultades que se iban encontrando, a los árbitros, chicos de 16 años guiados por su profe, Ezequiel, que demostraron que la profesionalidad no es cuestión de edad, sino de actitud y voluntad, y por supuesto a nuestro speaker Álvaro Guerrero, que nos entregó no solo su voz, sino toda su alma, que nos ilusionó, animó, mantuvo la tensión… lo hizo SOBRESALIENTE.

Y los equipos… no tengo palabras para expresar la grandeza de nuestros chicos, incluidos los de la FLL JR, niños de menos de 9 años que nos dejaron boquiabiertos cuando subieron al escenario y mostraron a su público su maqueta con frescura y naturalidad.

En la FLL todos ganamos, porque nos ilusiona y nos llena de energía, nos recuerda la grandeza de nuestros pequeños grandes genios y nos anima a ver lo bueno de los demás y de nosotros mismos.

Felicitar a los equipos que de alguna manera recibieron algún trofeo, aunque este año, puedo asegurar que el nivel ha estado muy alto y que ha sido difícil la deliberación de los jueces

Los equipos que nos representarán en la gran final serán Olivares-Priegobot F3 (del instituto Fernando III el Santo de Priego de Córdoba) y el Av3rroes (del Instituto Averroes) que fueron premiados por el primer y segundo premio por ser un modelo en el respeto a los Valores FLL, y haber conseguido la excelencia e innovación tanto en el Diseño de Robot como en el Proyecto Científico.

 

A The  Lego Legend (de B-WIT, empresa dedicada al desarrollo de las habilidades y el talento de los más jóvenes), por conseguir el reconocimiento al equipo que ha sorprendido por su trabajo innovador y creativo de forma global en el Diseño Mecánico, Programación y la Estrategia e Innovación del Robot y el reconocimiento por haber conseguido a lo largo del Torneo, más puntos en el Juego del Robot.

 

A Reciclators (de B-WIT) por ser premiado con el reconocimiento al equipo que demuestra que ha marcado la diferencia con su Proyecto Científico, aportando ideas y soluciones aplicables al mundo real y además haber sido seleccionado su proyecto como representante de Córdoba para el Global Innovation Award.

 

A @salescordoba2 (del Colegio San Francisco de Sales) por recibir el reconocimiento al equipo que debe de ser un modelo a seguir por su profundo respeto y defensa de los Valores FLL.

 

Al equipo LEGODS del IES Blas Infante por su reconocimiento al equipo que ha demostrado una gran iniciativa y confianza durante todo el Torneo, ha sabido afrontar con madurez los problemas planteados y ha encontrado soluciones efectivas a las adversidades surgidas durante la preparación y desarrollo de FLL.

 

A ADRL del Colegio La Salle por su reconocimiento al equipo que demuestra potencial para superar grandes retos en el futuro.

 

Y por último al equipo Mordor University del Colegio Santa María de la capilla de Jaén, por en reconocimiento al entrenador cuya dedicación, paciencia, orientación y devoción han sido claramente identificadas por parte de los jueces.

Aunque estos han sido los premiados, todos son ganadores de experiencias, sueños, crecimiento y vivencias, porque lo material tiene fecha de caducidad, pero aquello que nos llevamos en el corazón permanece para siempre.

Muchas gracias a todos

Divi WordPress Theme